Imagina que vives en una preciosa casa de madera oscura, camuflada en medio de una selva en Mullumbimby, a unos 20 km de Byron Bay.  Perdona… cierra los ojos unos segundos y vuelve a intentarlo.

Para que te sitúes, sólo puedes llegar a la casa por una carretera secundaria rodeada de vegetación a unos 2 km. de Mullumbimby. Pero no perdamos el lío, concéntrate en visualizar la casa. Tiene un toque balinés. Otra opción, Google it para hacerte mejor a la idea… Parecido a eso, pero mucho más grande, con doble planta y una amplia terraza frontal elevada unos 2 metros sobre el suelo. Con hamacas colgantes, senderos empedrados, estatuas de dioses con semblante estático y dos todoterreno en la puerta.

No puedes verlo desde la terraza, pero también tienes un estanque lleno de nenúfares y una explanada de robustos bambúes y árboles de mango. Arbustos con bayas de color rosa chicle y flores fálicas de color rojo. Todo demasiado exótico para un ser de clima continental-seco como tú, ¿no?. Levanta de la hamaca y vamos a dar una vuelta por el jardín. Y luego vamos a la piscina, que el agua está perfecta para darse un baño.

Si tuvieras esta casa… ¿no invitarías a tus amigos los domingos por la tarde? Obvio. Eso mismo pensé yo… Además, siempre es fácil encontrar a un par de amigos DJs dispuestos a entretenerse con sus juguetes un domingo por la tarde.

<